1 de jun. de 2011

Estudio argentino revela que bebidas azucaradas no gaseosas afecta dientes de niños

Una tesis realizada por dos estudiantes argentinas reveló que los niños de ese país consumen 4 veces al día algún tipo de bebida azucarada no gaseosa y determinó que el consumo frecuente de estas bebidas afecta el estado dentario en niños y niñas de 3 a 5 años y 10 meses. Una de las razones por las que las piezas dentales de los pequeños se ven afectada es porque no toman suficiente leche para fortalecer el calcio de sus dientes.

Poco menos del 60 % de los niños tienen cuatro momentos de consumo de azúcar al día, por jugos y gaseosas, y alrededor del 26 % no consume leche diariamente, lo que, entre otros factores determinó que 81% de los niños evaluados en un jardín de infantes de la ciudad de Buenos Aires mostrase pérdidas dentarias.

Los resultados surgen de una tesis realizado por Valeria Marco y Soledad Pisaniak Sahasquet, alumnas de la carrera Licenciatura en Nutrición de Universidad Maimónides (Teis de Graduación Ciclo Lectivo 2010).

Fueron tutoras las doctoras Raquel Doño y Adriana Pistochini, docentes de la cátedra de Odontología Integral Niños y Adolescentes, de la Facultad de Odontología de la Universidad Maimónides).

De acuerdo a un resumen difundido por esa casa de estudios, "la salud bucal contribuye a la salud general y calidad de vida del individuo".

"En la actualidad hay varios estudios que denotan una preocupación por el incremento en la prevalencia de erosión dental en los niños. Estos autores se refieren al incremento dramático en el consumo de jugos de frutas ácidas, néctar de frutas y bebidas carbonatadas como base de su preocupación (Lussi, 2000; Macchi, 1993)".

Atención primaria de la salud

Se recordó que "la conferencia de Alma-Ata en 1978 logró dirigir la atención internacional hacia el concepto de la salud como un derecho humano y propuso la Atención Primaria de Salud como la mejor estrategia para poner la salud al alcance de todos los miembros de la sociedad. Un enfoque central de la estrategia es la reorientación de recursos hacia el cuidado básico y hacia la prevención, y no exclusivamente hacia los hospitales y la alta tecnología médica". En ese sentido, se definió que "la participación social y el trabajo interdisciplinario son elementos clave de esta estrategia".

El objetivo general del trabajo investigativo era determinar el efecto que produce el consumo de bebidas no alcohólicas de uso frecuente sobre el tejido dentario en niños de 3 a 5 años y 10 meses.

Entre los objetivos específicos se hallaban:

*Identificar los patrones de consumo de bebidas no alcohólicas de uso frecuente de los niños y niñas participantes del estudio.
*Evaluar el estado dentario de los niños en estudio de 3 a 5 años y 10 meses de un Jardín de Infantes perteneciente al GCBA (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires).
*Elaborar un “Programa de nutrición y salud bucal”, orientado a niños, padres y docentes, enfocado en la prevención de enfermedades dentales.

La metodología utilizada fue una investigación de enfoque cuantitativo con diseño no experimental, transversal, descriptivo.

El trabajo de campo se realizó en un Jardín de Infantes perteneciente al GCBA durante el mes de octubre del 2008.

Ese establecimiento tiene una población de 53 alumnos, a quienes se les realizó un cuestionario estructurado de tipo anónimo voluntario a los padres y/o tutores de los niños, donde se averiguó el tipo y la frecuencia de consumo diario de bebidas y la utilización de medidas preventivas.

En una segunda etapa, sobre una muestra de 26 alumnos seleccionados aleatoriamente, se realizó el exámen odontológico a los niños, con previa autorización de los padres. Odontólogos calificados realizaron el odontograma y calcularon el índice de pérdida de tejido dentario de acuerdo a los protocolos establecidos por Smith y Knight en 1984.

La hipótesis de investigación era: “El consumo de bebidas no alcohólicas de uso frecuente afecta el estado dentario en niños y niñas de 3 a 5 años y 10 meses”.
Se realizó distribución de frecuencias, media y desvío estándar de las variables. Se analizaron las asociaciones (chi cuadrado) y correlaciones (Spearman) de las variables con el estado dentario.

RESULTADOS

El 58,5% de los participantes estudiados tuvieron más de 4 momentos de azúcar (cantidad de veces que se ingiere azúcar al día), límite considerado como excesivo. El 70% no recibió aplicación de fluoruros tópicos y el 60% no utiliza buches fluorados, sin embargo el 73% usa pastas fluoradas.

En relación al cepillado diario, 41,5% lo realiza dos veces al día y el 36%, tres.

Cuando se les interrogó sobre la preferencia del consumo de bebidas surgió, como puede verse en la Tabla nº 1, que el agua y la leche fueron las bebidas más seleccionadas.
 

Tabla Nº 1: Preferencia en el consumo de bebidas por los niños que concurren al Jardín de Infantes (n=53).

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos relevados del trabajo de campo.

A través de la pregunta sobre la frecuencia de consumo de dichas bebidas, se obtuvo que el 26% de los niños no consumen leche diariamente, identificando un posible déficit en el consumo de calcio, nutriente imprescindible en la alimentación de este grupo etáreo.

Cuando fue interrogado sobre el motivo de la elección de cada bebida, como esperado se rescata la elección “porque le gusta”, sobre “Es lo que hay en casa”, “Por la publicidad” o “La consumen sus amigos”.

Sobre una muestra de 26 alumnos, se obtuvo a través del examen dentario, que el 81% presentaba pérdida del tejido dentario, encontrándose las zonas ocluso incisal y la lingual las más afectadas (Gráfico nº1).

Gráfico Nº 1: Pérdida dental encontrada a través del examen dentario en los niños que concurren al Jardín de Infantes (n=26).

Fuente: Doño, Pistochini, 2009.
Dentro de las asociaciones y correlaciones encontradas, se destacan:
*Bebida preferida jugo con pérdida dentaria ocluso incisal, chi cuadrado de 5.13 con una p <>
 
*Frecuencia de consumo de agua saborizada y pérdida dentaria ocluso incisal con un chi cuadrado de 4.15 y p <0.05>

*Frecuencia de consumo de jugo exprimido y pérdida dentaria con un chi cuadrado de 4.019 y un p <0.05>

*Frecuencia diaria de gaseosa y pérdida dentaria ocluso incisal, con un chi cuadrado de 4.36 y una p <>

*Frecuencia de consumo de leche entera y componente cd (dientes con caries) del ceod (Piezas dentarias con caries, indicación de extracción y obturadas), con un chi cuadrado de 10.71 y un
p<0.001>

*Frecuencia de consumo de jugo líquido y pérdida dentaria lingual, con un chi cuadrado de 10.18 y p<0.001>

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

*Los momentos al día de azúcar son elevados según lo recomendado por los odontólogos.
El elevado porcentaje de pérdida de tejido dentario de origen no bacteriano (81%) es superior a los hallados en otros estudios (Nunn et al, 1997; Millward et al, 1994; Deshpande et al, 2004).
*Se encontró asociación y correlación entre pérdida dentaria y consumo de jugos y gaseosas.
*La escasa aplicación de medidas preventivas, los patrones de consumo de bebidas en edades tempranas y el incremento de las erosiones ponen en evidencia la necesidad de implementar acciones de educación para la salud en las escuelas.

Fuente: Notaspampeanas.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada